Porque consideramos la casa como un organismo vivo (bios= vida) y tenemos como objetivo que este “organismo vivo” sea sano!

¡Vive en sincronía con tu hábitat!

Cuando seguimos nuestro instinto, curiosamente nos queda la sensación de que “hicimos lo que teníamos que hacer”, fuera cual fuera el resultado.

Estamos irremediablemente regidos y dirigidos por nuestra moral, nuestra educación, nuestras circunstancias, o nuestras normas sociales, pero nuestro instinto es algo mucho más profundo e innato, es libre, indomable y muy poderoso.

Desconecta el wi-fi por las noches. Tus células no tendrán interferencias y el cuerpo podrá regenerarse por completo. Apaga los móviles o como mínimo en estado “modo avión”.

Los celulares buscan continuamente la línea que viene del repetidor, por lo tanto aunque no lo estés empleando están enviando y recibiendo datos.

No lo utilices como despertador.